‘Tan fuerte, tan cerca’ de Jonathan Safran Foer

fuerte-cerca-portada

Agradecemos a emekaese  la reseña sobre este libro. La entrada contiene la sinopsis de la obra y una opinión sobre la trama y el estilo del autor. [NO CONTIENE SPOILERS]

SINOPSIS:

Oskar Schell es un niño de nueve años muy especial, dotado de una aguda sensibilidad y de un talento versátil, que, tras perder a su padre aquel 11 de septiembre de 2001, encuentra entre los enseres del difunto un sobre con la palabra «Black» escrita en el dorso y una llave en su interior. Inmediatamente el pequeño decide que esa llave resolverá el misterio del último día de su padre, explicará por qué estaba en las torres, cuál fue el motivo de su muerte. Empieza así la peculiar e insólita odisea de Oskar por la herida ciudad de Nueva York en busca de todas las personas, lugares u objetos relacionados con el misterioso sobre. Al tiempo que el fantasma de su padre se dibuja en la telaraña de Manhattan, se iluminan también los orígenes de Oskar y la historia de sus abuelos, huidos de Dresde durante la Segunda Guerra Mundial. En Tan fuerte, tan cerca Jonathan Safran Foer consigue convertir la tragedia en misterio, y al contar los secretos de un hombre cuenta la historia del siglo XX. «La segunda novela de Jonathan Safran Foer es todo lo que uno esperaba que fuera: ambiciosa, pirotécnica, intrigante y extraordinariamente conmovedora. Un logro excepcional.»

SALMAN RUSHDIE La opinión del editor: Tras la celebrada Todo está iluminado, Jonathan Safran Foer lleva a cabo en su segunda novela la primera recreación literaria del atentado de las torres gemelas y supera incluso la hondura y la originalidad de su opera prima.

OPINIÓN SOBRE EL ESTILO DEL AUTOR:

Comencemos. Es casi imposible determinar cual es el estilo del autor. En la novela alterna diversos personajes y cada uno tiene sus pequeñas ‘peculiaridades’. Esto se traduce en pasajes con fotos, páginas en blanco, espaciados irregulares, frases irritantemente cortas y un estilo pedante que cansaría a cualquiera. Abusa de esas frases que tanto me desesperaron en “El bolígrafo de gel verde”:

– Veía sin ver.
– Lo sentía todo y a la vez nada.
– Quería decirte algo, pero no sabía qué. Solo sabía que había algo que necesitaba decirte.

En definitiva un estilo raro, mezcla de Saramago, Eloy Moreno y la tipeja de Crepúsculo. Intenta ser innovador y no lo consigue, va de guay. Aunque lo verdaderamente repugnante viene en los comentarios sobre la historia.

OPINIÓN SOBRE LA HISTORIA:

Cada vez que leo un libro hay ciertos momentos en los que me pongo en la piel del escritor. Es decir, a través de las páginas puedo llegar a comprender el objetivo que tiene el autor con la creación de dicha novela.

Cuando lees las sagas de zombis de Sisí o Loureiro intuyes el sentido y la vena peliculera que intentan dar los autores, si lees a Puzo en ‘El Padrino’ percibes que quiere contarnos cómo son los bajos fondos de una ciudad y de la condición humana, lo mismo ocurre con Asimov y su ‘Fundación’ con la que pretende dar su visión sobre la evolución histórica. Es algo que se nota, se palpa.

Pues bien, la intención de este libro es TRASCENDER. Así como suena. Y evidentemente no lo consigue. Se nota que el señorito Foer ha querido crear un clásico y lo que ha conseguido es una indecencia de novela que no merecería ser tocada ni con un palo.

Ha sacado la coctelera y ha mezclado el 11-S con la Segunda Guerra Mundial y lo ha aderezado con una pizca de autismo y personajes inadaptados. Sólo ha faltado que el protagonista salvase al final del libro a un cachorro de las vías del tren mientras firmaba una hoja de donación de órganos.

Es una novela que pretende emocionar, ser profunda. Lo que tenemos en realidad es un relato plagado de sentimentalismo barato, odioso, repugnante y vomitivo. Un bombardeo de ideas ñoñas y sin sentido, que intenta en ocasiones ser dulce dulce como un mazapán rebozado en algodón de azúcar y otras veces triste y duro como un combinado de ‘El pianista’ con ‘La lista de Schindler’.

De hecho, es una historia tan edulcorada y tan teledirigida hacia el llanto y la compasión que se transforma en una novela frívola y que, a mi parecer, mancilla el recuerdo de los graves atentados del 11-S o de la 2º Guerra Mundial.

Todo ello desarrollado a través de unos personajes lamentables: un niño medio autista y gilipollas total, una madre pasota y subnormal, una abuela senil, un escultor mudo, etc. Ningún personaje se salva.

Vergonzosa historia. Personajes odiosos. Una pérdida de tiempo.

OTRAS CONSIDERACIONES:

Hay una película sobre este libro QUE NO PIENSO VER.

VALORACIÓN GENERAL Y NOTA (0-10):

NO LEAS ESTE LIBRO. ES INDIGNO PARA UN LECTOR DECENTE. ES BASURA.

Ha tenido una campaña de promoción grande pero no vale ni el precio del papel que contiene las palabras. No vale ni la electricidad necesaria para descargarlo y copiarlo en el Kindle (y mucho menos para leerlo). Es una novela noña, edulcorada, frívola e insufrible.

Nota: 1 (por poner bien el nombre en la portada).

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Contemporáneo, Libros No Oficiales y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s